PARODONTAL

¿QUE ES UNA ENFERMEDAD PARODONTAL?

El parodonto está formado por todos los tejidos que rodean al diente, o sea, hueso alveolar, cemento radicular y tejidos blandos como encía y ligamento alveolo-dentario.


Cuando debido a una serie de causas que ahora describiremos, estos tejidos blandos y duros se inflaman aparece la llamada PARODONTITIS (inflamación del parodonto) y si dejamos el proceso a su libre evolución aparecerán SUPURACIONES, MOVILIZACIÓN Y HASTA LA CAÍDA DE DIENTES. Es la temida piorrea.

Para ello, son necesarias una serie de visitas a la consulta en donde su doctora le tomará unas medidas y, en todo momento, le explicará la marcha del proceso.

Causas de parodontitis:
LA PLACA BACTERIANA (conjunto de microbios que quedan en la boca y lengua cuando el cepillado dental no es eficaz o escaso). La causa más patológica es la PLACA BACTERIANA SUBGINGIVAL (la que se esconde debajo de la encía y que sólo con medios odontológicos se pueden extirpar). Los microbios más frecuentes que dan lugar a esto son los estreptococos mutans, estreptococo sanguis, estreptococo mitis y salivarius, lactobacilos, veillonella y neisserias.

Cuando dicha placa se acumula debajo de la encía, los microbios inflaman la misma y aparece un primer estadio de enfermedad que es la GINGIVITIS que afecta principalmente a la encía pero si la enfermedad progresa, se van alterando cada vez más tejidos de sostén del diente y llegamos a la afectación de todo el parodonto.

Prótesis removibles mal ajustadas y poco higiénicas que no ajustan bien y dan lugar al acúmulo de placa subgingival y anaerobia y además, debido a la presión de la prótesis sobre la encía, disminuye el aporte sanguíneo (isquemia gingival). Claro está, todo esto se atribuye a prótesis mal realizadas.

 Hay un factor hereditario

MALOCLUSIÓN DENTAL que favorece los traumatismos oclusales por dientes mal colocados que lesionan el parodonto favoreciendo todo el proceso de inflamación y posterior infección. Las fuerzas físicas las asume el parodonto. Son cambios de presión y de tensión que se distribuyen en tre las fibras elásticas y colágenas del ligamento alveolo-dentario. Este poder AMORTIGUADOR del ligamento alveolo-dentario permite EVITAR LA PRODUCCIÓN DE TRAUMATISMOS en el parodonto. Entre las situaciones y traumatismos que afectan al parodonto podemos incluir: coronas mal ajustadas que elevan la oclusión dental, alteraciones de la oclusión, apretamiento de mandíbulas debido a un stress, prótesis mal ajustadas, arcadas dentarias mutiladas o incompletas (con falta de dientes), dientes irregularmente alineados, intrusiones de dientes o extrusiones. O sea, una disarmonía oclusal en cualquier aspecto.